Florence Nightingale Graham, más tarde conocida como Elizabeth Arden, nació el 31 de diciembre 1878 en la Canadá. A los 30 años de edad, Arden abrió su primer salón de puerta roja en la Quinta Avenida que todavía existe hoy en día. La filosofía de Elisabeth Arden era que la belleza no debía consistir en cubrir la piel, sino en aunar ciencia y naturaleza para crear productos que embellecieran a las mujeres. Su mantra era "Ser bella es el derecho de todas las mujeres". Arden creó productos que cuidaban la piel, y no enmascaraban. Promovía su concepto de "Total Beauty", que incluía el uso cotidiano de cosmética, nutrición y actividad física; buscaba en todo momento dar un enfoque científico a sus fórmulas de cosmética. Su lista de innovaciones en cosmética es larga. Fue la primera en introducir maquillaje para los ojos en Estados Unidos y fue pionera creando el concepto de "cambio de look". Desarrolló el primer producto en tamaño viaje y su firma fue la primera en formar a sus trabajadores y promocionar sus productos fuera de sus salones. A mediados de los años 30 Arden había abierto salones de puerta roja en todo el mundo. En definitiva, Elizabeth Arden creó un imperio y una nueva industria. Su espíritu emprendedor y su compromiso con la innovación, calidad y excelencia siguen siendo el alma de la empresa hoy en día.