Más allá de las modas y de los caprichos de las épocas, la Maison Cartier ha forjado su estilo inspirándose en su extraordinaria historia, sus viajes y sus encuentros excepcionales. La Maison Cartier nace en 1847, en París, fundada por Louis- François Cartier, maestro joyero. Su hijo Alfred, así como sus nietos Louis, Pierre y Jacques, asumieron el mando de la Maison y la desarrollaron de manera fulgurante, expandiéndose por los cuatro puntos cardinales. La relación de Cartier con la perfumería se inició a principios del siglo XX; con la elaboración por encargo de frascos de lujo. En 1938 nació la división Parfums Cartier con el propósito de elevar sus productos a la categoría de joya. Innovadores, únicos, e impregnados del estilo de la Maison, los perfumes Cartier dan fuerza a los sentimientos y sellan instantes inolvidables, para quienes buscan una intensidad emocional...