Desde sus comienzos, las colecciones de DELPOZO han transmitido una clara influencia de la Tradición Española. Su trayectoria y prestigioso trabajo fueron avalados por múltiples premios, acreditándole como uno de los herederos directos de Balenciaga y Fortuny. Para muchos, la actuali^dad atemporal de sus colecciones fue el puente entre la alta costura y la vanguardia moderna. La década de los 90 fue un periodo de gran expansión para la marca. En 1992, se lanzó la primera de sus catorce fragancias. El fundador de la compañía, Jesús del Pozo, fallece en agosto de 2011 y a comienzos de 2012, el Grupo Perfumes y Diseño adquiere la firma. Desde entonces, DELPOZO se ha posicionado como una empresa de lujo global, basándose en su excepcional legado y centrándose en sus principa^les líneas de negocio: moda de mujer, accesorios y perfumes.