La historia de Orlane equivale a la historia de cuidado de la piel contra el envejecimiento. Desde sus inicios, Orlane estaba convencido de que los productos de belleza podían ser increíblemente efectivos. En 1947, Orlane fue una marca pionera en la lucha contra el envejecimiento de la piel al convertirse en la primera marca en utilizar ingredientes verdaderamente “activos” en sus productos. De este modo, Orlane se ganó el reconocimiento como la marca de cuidados anti-edad de referencia. El principio fundamental de Orlane a la hora de cuidar la piel es el B21 Bio-Energic Anti-Aging Complex, un complejo basado en el potencial de la energía para reeducar la piel. La marca se ha ido adaptando a los últimos descubrimientos, pero esta fórmula continúa siendo su base. Hoy en día, este espíritu innovador sigue teniendo un gran impacto en el mercado de la belleza. Siempre con la tecnología más pionera, las fórmulas anti-edad de Orlane son mundialmente conocidas por su extrema calidad y excelencia.