La aventura comienza en 1951 con Eau d'Hermès, creada por Edmond Roudnistka. Después, se sucedieron las composiciones de grandes nombres de la perfumería, aportando su contribución al gran compromiso y pasión de Hermès por este mundo. En 2004, Jean-Claude Ellena se incorporó a la firma y se convirtió en su perfumista exclusivo.