Los perfumes de Narciso Rodríguez, diseñador neoyorkino de origen cubano, desprenden su propio estilo único, la intersección de tres influencias: americana, europea y latina. Una visión muy personal de la elegancia atemporal, donde el clasicismo ofrece una nueva modernidad. Valores en el corazón de su moda que resuenan en cada uno de sus fragancias.